lunes, 1 de octubre de 2018



“Entre navajas y mirares”

(Por cuanto sea sensitivo)



Aquellos ojos mudos,
Conspirando entre bocanadas,
Revelan lo que imagino callas,
Si sospechas son bienvenida,
Al nombrarte cosa sensible;

Las palabras que no dices,
Son lectura certera,
Procurando siempre por fuera,
Aquella fuerza que redime,
Toda ilusión de descifrarte;

Delator es el ceño,
De parpados que titilan,
De cejas que trepan alto,
Cuestionando desafiantes,
Razones también imposibles;

Aroma de desaire,
Es el desconcierto frió,
Argumentos que suprimes,
Abstraída en súbitos silencios,
Entregada a lo interpretable;

Mudos aquellos ojos,
Velados entre oscuros cabellos,
Exhiben aquel misterio triste,
Certeza de centenar de rostros,
A la soledad nunca suficientes;

Las silabas que escondes,
Escapando por gestos y pupilas,
Explican mejor sin rodeos,
Aquello que en latidos,
Esperas no sea descubierto;

Sabe aquel corazón rebelde,
De desamor y desconsuelo,
De provocación y sentimiento,
Sabe tanto luego, que olvida
Como ocultarse;

Arquear sutil de comisuras,
En fuga jamás predecible,
Es la voz de sus labios,
Acechantes y evadidos,
Espejismo de humo y sandía.

*No obstante, asumo el reto,
Galante y desentendido;
Tripulante de un barco ebrio,
Que ignorando donde zarpo,
Entiende de naufragios y suspiros;
Saludando el agua hasta el cuello,
Entre navajas y mirares.

Fernando García M.

*Datos de pista:
Tema: Entre navajas y mirares.
Autor/Interprete: Fernando Garcia M.

1 comentario: